miércoles, 24 de agosto de 2016

El arranque

-
-    Hola, Marina
-   
-    ¿Hola? ¿Me vas a cortar?
-   
-    ¡Ah! Es bueno saber que aún te interesa algo de mi vida
-   
-    No... No, esperá. Nos debemos una charla vos y yo, ¿ no?
-   
-    ¿Por qué no? ¿No creés que me debes una explicación?
-   
-    ¡Desapareciste, Marina! ¡Desapareciste de un día para el otro y nunca más supe de vos!
-   
-    ¡Por favor! Siempre hay otro camino
-   
-    ¡Ah! Ahora la irónica sos vos
-   
-    Pasaron 10 años, Marina ¡10 años! ¿Y no pudiste dar marcha atrás?
-   
-    Veo que todavía seguís aferrada a eso…
-   
-    No podés ser tan rencorosa y tan..
-   
-    Eramos como hermanas. No dejo de extrañarte ni un día.
-   
-    Sos muy cruel. Además, lo decís desde una soberbia, como si vos fueras Madre Teresa de Calcuta. Vos tampoco hiciste nada aquella tarde.
-   
-    ¡Y sí! Yo hice lo único que podía hacer, frente al shock
-   
-    Pero ¿preferías vernos presas? ¿Eso querías? Bueno, fijate si la causa aún no prescribió y declará. Pero, lo sabés, vas atrás mio.
-   
-    ¡Vos la viste! La nena salió de entre unos pajonales y se cruzó en la ruta. ¡No se podía esquivar!
-   
-    No, eso no lo puede asegurar nadie, son cosas que dicen los forenses para generar culpa y crear morbo.
-   
-    Ay, Marina, Marina… Te dejo pero estás muy equivocada y lo sabés. Yo te arranqué de allí, yo te pedí que no lloraras, yo planeé todo de manera fría, . Pero también fui yo la que te ordenó, mientras llorabas y llorabas, que te pasaras al asiento del acompañante y que dejaras todo bajo mi control. Y de eso, parece que te estás olvidando. La Marina en quien yo confiaba, solía ser menos ingrata.
-

Andrea María Leiva
Agosto 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario